Translate

viernes, 25 de noviembre de 2011

"La peor enemiga de una mujer es otra mujer"

Increíblemente bueno!!! SUBLIME... Resuena.... Quizás otro título me habría gustado más; el contenido del texto da para más... Recomiendo su lectura 

25/11/2011 - 00:00

 
 
"La mujer interior"

Le adivino una vida intensa y movidita, un infatigable viaje hacia sí misma. Ha vivido en Brasil, India y otros dispares lugares, y se dedica desde hace años a guiar a mujeres más allá de su máscara social, hacia la esencia de lo femenino: las ayuda a expresar a su mujer interior (zulma@zulmareyo.com), hoy asfixiada por la hegemonía de valores masculinos. Lo explica en su libro La mujer interior (Salamandra), que atiende a la feminidad honda y genuina, que Zulma Reyo desvincula del feminismo. No sé si he acabado de entender este galimatías, pero ella me tranquiliza: mujeres y hombres somos tan distintos que quizá no podamos comunicarnos más que de un solo modo: en el amor.

Qué es la mujer interior?
La encarnación de los principios de la feminidad. Las mujeres la llevamos dentro, pero solemos amordazarla.

¿Por qué hacen eso?
Porque hemos creído que debíamos emular los valores de la masculinidad: la agresividad, la jerarquía, la competitividad... Así es la mujer exterior actual.

¿La mujer interior no es competitiva?
La mujer interior es cooperativa, solidaria. ¡Deberíamos aprender a desplegarla!

 Mientras, ¿qué hace la mujer exterior?
Ser enemiga de la mujer. El peor enemigo de una mujer es otra mujer.

 ¿En qué sentido?
¡Ay, si pudieras leer las mentes de un grupo de mujeres reunidas! ¡Te asustarías! "Vaya peinado se ha hecho esta". "Qué horror de vestido". "Está gorda, o flaca, o fea, o demasiado maquillada, o demasiado poco...".

 ¿Sí?
Las mujeres ven como rivales a las demás mujeres, son celosas, competitivas, se zancadillean. ¡Valores copiados del hombre! Y esto tiene que cambiar, va a cambiar, ¡lo noto!

 ¿Y qué pasará entonces?
Se abrirá paso la mujer interior, la esencia femenina, su modo de percibir el mundo.

 ¿Cómo ve el mundo lo femenino?
Somos receptáculo, cáliz, vaso, somos hueco, un vacío: absorbemos el entorno de modo transverbal, recibimos todo, abrazamos los opuestos, lo procesamos y captamos todo. ¡Las mujeres somos brujas!

No malinterpretaré esto último.
El modo femenino de percibir el mundo es redondo. "Complicado", dirá el hombre...

¿Hombre y mujer ven el mundo de modo tan diferente?
¡Somos diferentes! Este mundo en que vivimos es sobre todo obra de lo masculino, creación masculina. Le falta feminidad.

 ¿Y en qué consiste lo masculino?
En hacer un mecano, en construir el puzle del mundo. En medirlo todo cuantitativamente, con dinero... Ve a la mujer como propiedad, posesión explotable, objeto sexual...

 Discúlpeme, no siempre es así...
Del mismo modo digo que muchas mujeres utilizan su sexo... para conseguir cosas. La mujer no ha aceptado su vacío como un modo de estar, lo siente como carencia, e intenta llenarlo con cosas, con entregas, regalos: "¡Dime que me quieres!", reclama ella.

¿Es un error?
Sí. Una mujer sola se siente fracasada, desgraciada. "No soy nada", cree. Y son otras mujeres las más criticonas con ella. ¡Basta!

 Ya: la mujer completa tiene a su maridito, sus hijos, su piso, sus cosas...
Y su hombre-felpudo, al que manipula. ¡Pobrecitos hombres! Tengo que compadecerlos: se topan con mujeres que usan el sexo para sentirse queridas. Y que, claro, nunca nunca se sentirán lo bastante queridas...

¿Por qué no?
Porque es imposible: nunca un hombre será capaz de satisfacer en una mujer esa insaciable necesidad de correspondencia.

¡Es bueno saberlo!
La mujer interior, en cambio, se sabe madre de toda la creación, mira a todos como hijos... y no necesita más.

¿Cómo restaurar a la mujer interior?
Mediante grupos de mujeres que dejen de rivalizar y practiquen el apoyo mutuo.

 ¿Y qué hay de la vida sexual?
Que aprenda a vivirla con conciencia, no como medio de conseguir cosas, llenar vacíos, encubrir razones ocultas, ¡o se hará daño!

 Y la sexualidad del hombre, ¿qué?
El hombre crece obseso con sus genitales, hace de su genitalidad una identidad. Pobrecitos, os compadezco: ¡os exigís tanto!

Ya.
Ahora culmina un ciclo histórico masculino y se abre otro más femenino. La mujer debe entender su vacío como apertura para acogerlo todo, ¡incluido al hombre! Ella genera el espacio. Y el hombre debe honrarlo. Pero ahí el hombre debe estar atento a algo...

¿A qué?
A honrar a la mujer ¡sin reblandecerse por ello más de la cuenta! A la mujer, a la esencia femenina, le atrae el hombre resuelto, líder. ¡No nos gusta el hombre blandengue!

A ver, aclarémoslo: ¿la mujer quiere un hombre respetuoso, dominador o qué?
Un hombre masculino y sexual, pero sin que la use ni le mande. No guerra de sexos: ¡respeto a las polaridades! Que ella acoja, que él haga, y que ninguno aplaste al otro.

Ya veo: un lío.
Al hombre le cuesta concebir el vacío de la mujer. Y la mujer no debe querer ser máquina masculina. Total: que la mujer deje de manipular, que el hombre deje de explotar.

 Si pudiese ser hombre, ¿cómo sería?
¡Siempre he estado encantada de ser mujer! Es que ser hombre es duro...

Yo, hombre, ¿tengo mujer interior?
No, no. Porque ni la suavidad es específicamente femenina, ni la fuerza es específicamente masculina.

¿Qué no debería decirle jamás un hombre a una mujer?
"No entiendes, no sabes qué dices, no digas tontadas, no tiene sentido".

 ¿Qué no debería decirle jamás una mujer a un hombre?
"Algo te pasa, cuéntame cómo te sientes".

¿Cómo pueden llegar a entenderse un hombre y una mujer?
¡Es imposible! Pero... hay que intentarlo. Puede conseguirse en el amor, cuando un hombre y una mujer se funden, son unidad.

jueves, 24 de noviembre de 2011

25 de noviembre: Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer

25 de noviembre: Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer
http://www.todamujeresbella.com/8236/dia-no-violencia-contra-mujer/

25 de noviembre: Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer Quisiera saber cuáles son las razones –si las hay- que llevan a un ser humano a ser capaz de lastimar a otro sin medir el daño que hace.

Quisiera saber cuál es el origen de tanta maldad y cuáles son las técnicas que emplean para acabar a destajo con los sueños e ilusiones de un alma sensible que, lo único que busca es hallar un rinconcito agradable para vivir en armonía.


Quisiera conocer cuál es el cuarto oscuro que produce seres desesperanzados y frustrados que creen tener la potestad de herir gravemente a espíritus llenos de amor y nobleza. ¿Qué es lo que le hace pensar a algunas personas que por hablar más duro se entiende más? ¿Qué es lo que hace pensar que la mejor forma de vivir es haciendo imposiciones? ¿Qué es lo que hace pensar que vale más un puño que una palabra sensata?

Hay tantas palabras llenas de dolor y lágrimas… Tantas tristezas que no se pueden sopesar ni con el mejor de los consuelos… Tantas historias que te hacen un nudo en la garganta, te oprimen el pecho, y hacen que tu corazón empiece a llorar con una desolación casi que incurable, una desolación que te llena de indignación y a veces, despierta en ti una sed de venganza casi que crónica.

Y estas historias tienen algo en común: todas provenían de la voz cansada y ajada de mujeres maltratadas, de mujeres como Andrea, cuya pareja le lanzó ácido en la cara “para que dejara de ser tan perra” y jamás ningún hombre se volviera a fijar en ella; o como Miriam, que después de sobrevivir a una masacre tuvo que sufrir la muerte de uno de sus hijos y el incendio de su casa; o como Carolina, cuyo esposo le apuñaló en repetidas ocasiones, puesto que ella había insultado a su amante; o como Luz Dary, quien casi mata a su ex pareja tras enterarse de que había violado en numerosas ocasiones a su hijo de 5 años; o como Paula, que acepta que su pareja le golpee cada vez que se emborracha y, después tiene la insensatez de decir que ella fue quien le provocó; o como Ana, que aguanta los insultos, indiferencias y denigraciones de su marido para mantener su “hogar”; o mujeres como nuestras madres, abuelas, tías, hermanas, primas, amigas…

¡Cuán desgraciado es el hombre que osa levantar su mano en contra de una mujer! ¡Cuán desgraciadas son sus intenciones que lastiman a los seres que brindan vida con cada respiro! Y más aun, ¡cuán desgraciadas son las mujeres que se creen merecedoras de recibir golpes, insultos y maltratos! ¡Cuán desgraciadas somos las mujeres que somos violentadas y ni nos enteramos del asunto! Porque, ¿saben una cosa? No es gratuito que la historia sea escrita por hombres, no es gratuito que siempre se hable en género masculino como si las mujeres no existiéramos…

El 25 de noviembre es una fecha muy especial, es el día internacional por la no violencia contra las mujeres, el día en el que lo femenino se levanta con un brillo particular y la voz se eleva en un grito de esperanza para dar un ¡NO MÁS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES!

Pulsa sobre la foto para verla, guardarla y compartirla

Este 25 de noviembre le ponemos protocolo a la lucha matutina, porque queremos que aunque sea por un instante, reconozcamos las vicisitudes que acaban con nuestras valerosas mujeres.

Queremos que se nos reconozca iguales a los hombres –en derechos, en dignidad- pero no somos igualitarias a ellos –no tenemos la misma condición, no queremos ser idénticas a ellos, no tenemos las mismas habilidades. Queremos que no nos rebajen ni nos traten como seres brutos, faltos de inteligencia. Queremos que nos respeten y no nos traten como objetos sexuales o de reproducción de la raza.

Queremos vivir tranquilas, sin señalamientos, sin tener que seguir las normas descaradas del patriarcado. Queremos ser libres, pero primero debemos liberarnos del yugo de la violencia que nos lacera sin piedad…

Debemos levantarnos y no permitir que nuestros ojos sigan cerrados, debemos decidir que la indiferencia no sea nuestra elección, debemos abrazar el dolor de quienes lo sufren,Pulsa sobre la foto para verla, guardarla y compartirla aunque sean mujeres extrañas para nuestras vidas, debemos cansarnos de esperar un cambio para convertirnos en un pedacito de él, debemos dejar de ser indolentes ante el sufrimiento de nuestras semejantes, debemos pensar en un mundo sin tanta desigualdad, y ese día… ése día reafirmaremos lo evidente: no basta con pensar, hay que actuar.

Enfrentar la violencia es mi asunto, es tu asunto. Las mujeres somos esplendidas flores que adornan los caminos de la existencia, ¿por qué quieren opacar nuestro brillo?

De corazón a corazón, les pido que el 25 de noviembre, así como los otros 364 días del año, no toleremos la violencia hacia una mujer, hacia nosotras o hacia cualquier ser humano en la tierra.
25 de noviembre, día de amor, paz e igualdad. 25 de noviembre, oda a la libertad y a los espíritus valientes.

¡No más violencia contra nosotras, las Mujeres!

Lluvia.

-Más acerca del tema en:

Pulsa para leer el especial, MALTRATO A LA MUJER

Calificado 4.71 por 21 personas [?]

sábado, 19 de noviembre de 2011

Es muy confuso entender cuando la vida trae al mismo tiempo nacimiento y muerte...
Un bebé nace…
Y otro se va... sin explicaciones...
Dios cuide a los angelitos que llegan 
y  acoja a los que regresan a su abrazo eterno


Florece mi nuevo girasol ¡¡

Este nuevo girasol, que se abrió camino entre una "invasión" de flores amarillas, tréboles y ha crecido con mucha fortaleza, adorna ahora mi ventana.  Ya se ve desde lo lejos, su tallo fuerte, y comienza a abrir, a mostrar su resplandor.  Me encanta ¡¡¡ 

Follow by Email

Buscar este blog