Translate

lunes, 30 de mayo de 2011

Blogs ocultos para favorecer la anorexia y otros trastornos


He visto ayer en un canal internacional de salud, (h&h), un documental realmente impresionante.  La reportera entra oculta, a una red de blogs en Inglaterra donde sus miembros todas tienen trastornos alimenticios, principalmente anorexia, y dan mil consejos para mantener una "opción de vida".   

Realmente fui incapaz de terminar de ver el documental, pues aunque ya sabía que existían estos blogs, me cuesta mucho entender porqué los propietarios de dichas redes permiten esto.  Se sabe, que todo lo que se publique en la red, sea abierto o no al público, es monitoreado por los dueños de los servidores y dueños de los servicios de blogs.  Se también, que ocasionalmente alguna organización de salud, rastrea y bloquea estas direcciones (ocurre en EE.UU.), pero, es como quitar un grano de arena a una montaña ¡¡ 

Aquí nuevamente viene a juego la vida de las chicas y chicos, porque aunque no lo crean, el número creciente de hombres con anorexia es increíble, especialmente, si van siguiendo alguna corriente de moda, en que la figura "pitillo" es básica, y aunada al abuso de drogas y alcohol.  Pero, como la creencia popular y ampliamente difundida por los medios de comunicación hace que se mantenga la idea que solo son las adolescentes, pues ellos siguen muy a la deriva en esta situación y poniendo sus vidas en peligro inminente.

Vuelvo a decir que la anorexia en un aspecto obsesivo, forma parte de otras adicciones, alcohol, drogas, ejercicio, moda, emociones... todo tiene relación.   Estos blogs, hasta donde vi en el documental, y se también que existen libros publicados donde les enseñan a hacer ejercicios para vomitar con facilidad, auto inflingirse heridas, laxarse, y mil cosas más para mantenerse extremadamente delgadas, y les insisten en que es falso que están en peligro sus vidas, deberían tener un control por parte de los responsables de la salud pública.

Es bien sabido que los trastornos alimenticios son un problema de salud pública, pues son generaciones que están dejando de ser sanas para sí mismas, trastornan la vida familiar, su entorno social y sin duda, el índice de muertes va en aumento.   

Pero, mientras se mantengan leyes flexibles, poca responsabilidad en la prevención y en entender que la base de todas las adicciones, enfermedades mentales y conductuales, son de origen familiar, sin excluir los aspectos clínicos y genéticos que existan; mientras las leyes de salud sean corrompidas y se permitan las exclusiones en los planes de atención básica para estas enfermedades, y se mantengan terapias inestables, y sin seguimiento a nivel familiar y social, este problema seguirá creciendo como espuma, cobrando cada vez más víctimas.

Hace poco salió un reporte revelando un nuevo factor para que se presenten estos trastornos: los desplazamientos forzados por motivos de conflictos armados, ya sea a nivel interno o externo en los países con este flagelo.   Miles de personas al año afrontan la salida de su lugar de origen, la muerte violenta de familiares, agresiones sexuales (tanto para hombres como para mujeres), torturas, disolución de grupos familiares, y hasta el exilio por amenazas a sus vidas, todos estos factores imponen cargas emocionales que se van revelando en un número creciente de problemas de salud sin atención adecuada.  La mayoría, pierden todos los recursos económicos que tenían y entran a las grandes ciudades sin preparación ni contención adecuada por parte de los gobiernos (desplazamiento interno), aún más grave, se ve en el exilio forzado, ya que hasta un nuevo idioma se ven afrontados a aprender, a luchar contra otras costumbres, discriminación racial, cultural, social y religiosa.  Y, donde están las ayudas para toda esta población? Son muy reducidas, y por mucho, insuficientes.  Estas personas, se ven abocadas a aprender a sobrevivir, y surgen las adicciones para superar el estrés pos traumático, con todas sus consecuencias.  Un número creciente de hombres que deben trabajar inclusive lejos de sus familias, la soledad, la necesidad de ser aceptados en estos nuevos ámbitos hace que sean presas fáciles de los vicios, alcohol, drogas, robo; las mujeres, deben salir a trabajar en cualquier oficio que puedan acceder, debiendo dejar a sus hijos pequeños muchas veces solos, si tienen suerte, con acceso libre a la televisión, a la Internet, o en manos de adultos poco confiables.

Puedo escribir miles de páginas con los casos que se presentan tan solo en Colombia, pero se que esto es internacional, es una catástrofe social y humana de dimensiones subdimensionadas, ya que a los gobiernos no les gusta que se evidencien estas falencias.

Pero, esto lleva al tema que planteo: la libertad de acceso a redes sociales ocultas para difundir recursos para mantener la anorexia.  Es simplemente, como lo he dicho en muchas otras ocasiones, un grito, una voz de alarma de personas que buscan urgentemente ser aceptadas por sus familias y sus pares, y dicha aceptación se encuentra en el lugar equivocado.  

Falsamente hablan de que es el estado ideal, de que son felices siendo delgadas, pasan de una adicción emocional (sufrimiento), a la negación de los motivos que las han hundido en este infierno, y van de la mano de un trastorno al otro, los suman, no es que salten de uno al otro, los agregan y al final, hay un conjunto de problemas clínicos muy difíciles de diagnosticar, pues fácilmente se pueden ocultar los síntomas de la anorexia, bajo los demás problemas.

Pero, se bien que las autoridades de cada país pueden acceder a los IP de las personas, pueden exigir a los servidores que reporten los blogs o foros donde se propendan por las situaciones que pongan en riesgo la vida de las personas.  Se alega la privacidad de los usuarios, y solo cuando los resultados son fatales, como se está viendo cada vez más con Facebook, entonces se piensa en intervenirlos.  La vida de una persona debe prevalecer sobre los intereses económicos de los propietarios de estas redes y servidores.

Es también importante que los médicos, abran sus opciones de diagnóstico, y en especial, sean más respetuosos con quienes acudimos a pedir su ayuda.  Cada vez más, el rango de personas con trastornos alimenticios se sale del esquema básico de diagnóstico: chicas, entre los 14 y 20 años, con afán de ser delgadas para parecerse a las modelos de pasarela, y son más quienes comienzan a sufrir anorexia asociada a muchos otros problemas de salud que los médicos no toman en cuenta al momento del análisis, solo hasta que es muy tarde.

Prueba de esto, es que pacientes con fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, alergias químicas, cáncer, entre otras, pueden sufrir en algún momento de crisis, anorexia nerviosa debido al dolor, a la medicación que inhibe el apetito, a la depresión asociada a estas enfermedades, entre otras causas.

Por eso no encajan en el cuadro básico de diagnóstico y son ignorados los síntomas.  Lo digo, porque es mi caso, y solo 3 años después, de sufrir muchísimos problemas de salud, y al estar al borde de la muerte, una pediatra, que no tenía ningún conocimiento de mi historia clínica, fue quien reveló esta enfermedad y me dio la alerta para salvar mi vida.  Me dieron 15 días de vida… y ya hace prácticamente 10 años.  Estoy segura que si mi médico de entonces, hubiera revisado con atención los síntomas presentados durante los primeros 6 meses, en el año 1997, el problema se hubiese podido abordar a tiempo y evitar las consecuencias que aún lidio y los deterioros fisiológicos tan severos que se han convertido en problemas médicos crónicos.

La responsabilidad de la salud mental, emocional y física, no va solamente de mano de los médicos en el consultorio, va también en gran media en la familia, pero, si este núcleo está enfermo… entonces, a quién acudir?  Los centros educativos, deben ser entrenados para que puedan percibir las señales, pero muchas veces, son parte del problema, las exigencias académicas son un factor muy determinante en esto. Favorecen la competencia desleal, las  situaciones de agresión y pocas veces se dan cuenta de lo que sucede, hasta que es tarde.

Nuevamente hago un llamado de atención a los responsables de los sistemas de salud: busquen el modo de difundir métodos de diagnostico preventivo y de apoyo a mediano y largo plazo. A los medios de comunicación: mayor responsabilidad al hablar de estos temas.  Escucho con frecuencia locutores jóvenes muy irresponsables decir que: “a estas chicas les falta amor propio, son idiotas, son bobas…” y muchos comentarios que solo terminan siendo replicadores de la ignorancia que tiene la sociedad sobre las enfermedades conductuales, incluyo en esto la bulimia, drogas, alcohol, adicción al sexo, al trabajo, al juego, y todas aquellas que simplemente generen trastornos en la paz y en la vida de cada ser humano.

Follow by Email

Buscar este blog