Translate

domingo, 17 de abril de 2011


Hace tanto que no se nada de ti…
Han pasado los días,
Han pasado las semanas,
Han pasado los meses
Y el silencio sigue ocupando tu lugar

Hoy llueve, hay neblina
Vienen a mí muchos recuerdos
Que envuelven mi alma como las blancas nubes
Que cubren los cerros

Hace tanto que no se nada de ti,
Aunque el tiempo pasa inexorable,
Tu presencia sigue latente en mí,
Al evocar tu recuerdo
Es como si estuvieras aquí

La lluvia fría, ligera, húmeda,
Hace temblar mi piel,
La brisa me abraza en tu nombre,
El trueno estridente,
Re emplaza la suavidad de tu voz
Y me recuerda que hoy
Al igual que ayer
Mi corazón sigue latiendo por ti


La lluvia alienta a la nostalgia... 
¿será porque genera neblina de recuerdos en el alma? 
Día de nubes y neblinas... suaves, silentes, frías... ahí están presentes.. 
solo me recuerdan lo viva que estoy


sábado, 16 de abril de 2011

Hacer pasteles




Hacer pasteles

Si algo me gusta en mi vida, es cocinar, hacer tortas, pasteles, guisos, pero sobre todo, usar el hojaldre. 

Esta maravillosa masa, suave, sencilla, me evoca muchas cosas en mi historia. Al recordar cómo se elabora, con cuidado, mantequilla y harina, amasar suavemente, pasar el rodillo de madera, con cuidado, integrando lentamente ambas materias primas, una pasada, y otra, con paciencia, doblando, reposando, volviendo a amasar, más harina, más dobleces, una vuelta y otra sobre sí misma, tantas veces como se desee tener al final una exquisita masa de hojaldre.

Es casi como la vida misma, todo es paciencia, son varios ingredientes, pero cada uno va en su momento, lentamente, diría que no se pueden mezclar en un caos, porque al final, así será el resultado.  En repostería, esta masa, e inclusive la masa filo, son las más delicadas que he trabajado, quizás puedan existir muchas recetas más refinadas, pero esta es la más cercana a mi ser, llevan el calor de hogar, de infancia, de niña correr a la panadería a comprar esos pasteles azucarados rellenos de bocadillo rojo, crujiente, tostado y el azúcar caramelizada sobre la cubierta delgada y ligera. 

Cuando aprendí a hacer el hojaldre, descubrí un mundo lleno de magia para mí, entre más la amase, más la deje reposar, más capas ponga cuidadosamente, mejor es el resultado, pero sin duda, sin aplicar fuerza, para no perder ese aire que se queda atrapado al doblar la capa delgada una sobre otra… al final, es lograr una aparente uniforme y única hoja, a la cual se le pueden poner tantas opciones de rellenos dulces o salados se deseen, y aún siento el corazón hincharse al tiempo con los pasteles en el horno.

Verlos crecer, separarse las hojas, fundirse el relleno, al final, dorarse como si estuvieran al sol, el olor inundar la casa, y a los niños retozando alegres preguntando si ya están listos ¡¡, eso es HOGAR, es lo que hace de un simple bocado un alimento para el alma.  Luego, un vaso con leche fría, un par de mordiscos, migajas crujientes saltar a sus rostros y ver sus ojos brillantes y decirme… gracias mami, están deliciosos ¡¡¡ 

No es solo hacer pasteles, es marcar un recuerdo en sus vidas, en mi vida, en el hoy, y compartir con ellos, seguramente cuando ya sean grandes, y hagan sus vidas lejos de aquí, añorarán un pequeño y crujiente bocadito de hojaldre almibarado que les traerá de nuevo a este momento de sus infancias y al abrazo cariñoso que me dieron en pago.  

 Esto… para mí, es hacer pasteles.

martes, 5 de abril de 2011

La felicidad... según Jodorowsky



¿Cómo podría definir en términos positivos la felicidad?
Ese concepto, abstracto hasta la médula, es imposible de ser descrito directamente. Para hacerlo tengo que dar un rodeo por su sombra. Vaya entonces la definición: “Felicidad es estar cada día menos angustiado”.

Para lo cual puedo intentar dar algunos consejos sin ser tachado de iluso:
 
1. Cuando dudes de actuar, siempre entre “hacer” y “no hacer” escoge hacer. Si te equivocas tendrás al menos la experiencia.

2. Escucha más a tu intuición que a tu razón. Las palabras forjan la realidad pero no la son.

3. Realiza algún sueño infantil. Por ejemplo: si querías jugar y te hicieron adulto antes de tiempo, ahorra unos 500 euros y ve a jugarlos a un casino hasta que los pierdas. Si ganas, sigue jugando. Si sigues ganando, aunque sean millones, sigue hasta que los pierdas. No se trata de ganar sino de jugar sin finalidad.

4. No hay alivio mas grande que comenzar a ser lo que se es. Desde la infancia nos endilgan destinos ajenos. No estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios. Si eres cantante y no abogado como tu padre, abandona la carrera de leyes y graba tu disco.

5. Hoy mismo deja de criticar tu cuerpo. Acéptalo tal cual es sin preocuparte de la mirada ajena. No te aman porque eres bella. Eres bella porque te aman.

6. Una vez por semana, enseña gratis a los otros lo poco o mucho que sabes. Lo que les das, te lo das. Lo que no les das, te lo quitas.

7. Busca todos los días en el diario una noticia positiva. Es difícil encontrarla. Pero, en medio de los acontecimientos nefastos, siempre, de manera casi imperceptible, hay una. Que se descubrió una nueva raza de pájaros; que los cometas transportan vida; que un nene cayó desde un quinto piso sin dañarse; que la hija de un presidente intentó suicidarse en el océano y fue salvada por un obrero del cual se enamoró y se casaron; que los jóvenes poetas chilenos bombardearon con 300.000 poemas, desde un helicóptero, a La Moneda, donde fue eliminado Allende, etc.

8. Si tus padres abusaron de ti cuando pequeño/a, confróntate calmadamente con ellos, en un lugar neutro que no sea su territorio, desarrollando cuatro aspectos: ‘Esto es lo que me hicieron. Esto es lo que yo sentí. Esto es lo que por causa de aquello ahora sufro. Y ésta es la reparación que pido’. El perdón sin reparación no sirve.

9. Aunque tengas una familia numerosa, otórgate un territorio personal donde nadie pueda entrar sin tu permiso.

10. Cesa de definirte: concédete todas las posibilidades de ser.

Alejandro Jodorowsky







Follow by Email

Buscar este blog