Translate

domingo, 26 de diciembre de 2010

Añoranzas de Navidades pasadas

Desde que murió mi papá, hace ya muchos años, la navidad perdió para mí el sentido divertido que él le imponía.  Pero este año, siento su presencia jugueteando cerca, trayendo mil recuerdos y sacándome sonrisas cuando estoy sola... y veo en mi sobrino Juan, quién lleva su nombre, esa inocencia que hace que a su alrededor todos nos hayamos unido y dejando a un lado muchos conflictos personales.

Varias cosas llegaron a la mente, como recuerdos empacados en papeles brillantes y de lustrosos moños, la emoción de desempacarlos es casi volver a vivirlos y apreciar que fueron realmente momentos mágicos.  Uno de sus juegos favoritos, era esconder el 24 todo el pesebre (Belén) por la casa... cada figura traía un regalo para quién lo encontrara, y se le ocurrían unos lugares... jjjj.  El sabía quién cabía en cada rincón y el regalo era justo para el gusto de quién la encontraba...  el juego terminaba cuando volvíamos a armar el pesebre... y entonces, cenábamos, temprano, y a la cama, con la ilusión de recibir muchos presentes.  Esto estuvo hasta el año en que falleció, esa navidad anterior, a pesar de lo enfermo que estaba, hizo lo mismo, y reírnos, hablar de sus historias al pie de la chimenea (convertida en cueva para el nacimiento), mientras el resto de la familia dormía, es algo que siempre añoro con un nudo en la garganta, pero voy viendo, con el paso del tiempo, que esos eran sus mayores regalos, obsequiarme momentos únicos y muy íntimos para los dos. Recuerdo sus abrazos y sentir su calor, mientras me contaba las "travesuras" que hacía en su pueblo natal, o sus recorridos por todo el país y su lección infaltable: trabajar duro es lo único que sirve para salir adelante. 

O tomaba mi libreta de apuntes, donde iba escribiendo y dibujando mis primeros cuentos, le gustaba leerlos en voz alta, y luego me corregía lo que sentía estaba mal, era muy estricto, pero siempre me alentaba a que escribiera cada día algo, un verso, una rima, un cuento corto.  Obviamente, con todas las fallas que una niña de 7 años puede tener, pero para él eran SUS cuentos, y yo me sentía como si estuviera escribiendo un bet seller

Quizás uno de los momentos que más nos divertía, era hacer el dulce de leche en la hoguera, en la mitad del patio.  Mi abuela prestaba una enorme paila de cobre forjada a mano, pesadísima según recuerdo, tener la cagüinga (pala de madera), la leche fresca, el azúcar, las astillas de canela... moler arroz hasta dejarlo en polvo muy fino y encender la fogata.  El tenía sus piedras especiales para ello, la rejilla y me parece vernos arrodillados encendiéndola juntos... mientras mis hermanas andaban en oficios dentro de la casa y mi hermano, siendo muy niño, dando tumbos por todos lados.    Ese olor del fuego, el crepitar de la madera seca y el color de las flamas buscando subir hasta el cielo con sus chispas brillantes, siempre es mágico.  Luego, poníamos la paila, y él ponía lentamente la leche, ver caer ese río blanco, con su olor provocativo, y luego todos los ingredientes, comenzar a calentarla, mezclar lentamente y en forma constante con la cagüinga la leche, ver los remolinos que se iban formando era mi juego favorito, ahora comprendo que mantener ese remolino constante, era el truco para que el dulce de leche quedara en su punto...

Nos turnábamos para mezclar, pero siempre al inicio, porque luego al ir espesando se ponía muy pesado.  Me encantaba ir viendo cómo cambiaba de tono la leche, de ese blanco que solo tienen las nubes un día soleado, a el dorado brillante que el azúcar al irse caramelizando aporta, y un olor hechizante iba envolviendo el ambiente... y de paso, entre las brazas rojizas, poníamos papas, plátanos maduros, mazorcas tiernas, carne y el asado comenzaba... luego, sentadas en el piso del patio, comíamos con frenesí, todas con ganas de tomar el mejor trozo de carne, o la mazorca más grande, bañarla con mantequilla y ver cómo caía derretida soltando ese olor que llegaba al fondo del alma y abría el apetito con más entusiasmo.

Al final, cuando el dulce estaba por quedar, era cuestión de minutos, cuando tomaba el color caramelo y de pronto, comenzaban a formarse burbujas y plop ¡¡ explotaba en un sonido seco soltando un aroma increíble y listo ¡¡ se bajaba del fuego.  Teníamos entonces listos todos los recipientes para envasarlo, cubrirlos con una gruesa capa de azúcar y dejarlo enfríar en la mesada.

Pero aún no llegaba la mejor parte de todo: la rifa de la cagüinga para rasparla.  Durante el proceso se formaba una gruesa costra en la base... que iba del blanco azucarado al caramelo más fuerte y dorado, y siempre dejaba un poco "extra".   El premio de consolación, era raspar la enorme paila, entonces sentadas y con cuchara en mano, cada quién tenía su porción y la dejábamos muy bien raspadita    Y claro, cómo disfrutar este delicioso dulce sin un enorme vaso de leche cremosa y blanca?? Pues así terminaba siempre esta parte de la navidad.

En cierto modo, trato de ir recuperando esos recuerdos para alejar las tristezas, las dificultades presentes y llenar el momento y el aire, de esos sentimientos que hacen que sea dulce la vida.

A donde van las cenizas?


Siempre he sentido una fascinación enorme por las fogatas, las chimeneas, el fuego y todo lo que alrededor de él confluye: desde la misma preparación, recoger la leña, organizarla, alistar las astillas y encender la chispa que dará vida a las flamas. 

La forma de los leños, su color, el olor, casi me abren las puertas a esa experiencia, adoro ver cómo la madera tiene sus vetas de distintos tonos, los matices de las cortezas, las texturas, todo me anuncia un crepitar ante el calor de modos mágicos, olores que inunda el ambiente, el humo que dibuja en el aire sus formas insinuantes y fugaces, el calor que me abraza y enciende mis mejillas como una caricia amorosa.

Cuando se enciende las primeras briznas, para dar comienzo al fuego, me divierte ver cómo van surgiendo tímidas lenguas de fuego, casi pálidas, amarillas y ansiosas por más alimento, el ir colocando cada vez trozos más grandes, hasta que estalla con frenesí y abraza el primer leño seco hasta doblegarse bajo su ímpetu y la fuerza de las llamaradas dominan por completo los leños que se abrazan a ellas rendidos, enamorados.

Los vívidos tonos rojizos, azules, dorados, blancos, verdes, entre mil fulgores que si está de noche, dejo las penumbras se mezclen entre estas luces incandescentes, seductoras e impertinentes, casi agresivamente rompen la negritud del ambiente, parecen jugar con las sombras a un indescifrable coqueteo que dibuja en el fondo de la chimenea formas que se contorsionan al ritmo en que arde la leña y el fuego se apodera majestuosamente del tiempo.

Silva el vapor que escapa entre las brazas ardientes, huye del calor, trayendo consigo el aroma a bosque, a resinas de pino, eucalipto, roble y otras que a veces no se pueden identificar.  Entre este hermoso velo blanco, cálido, saltan también pequeñas cenizas brillantes que danzando entre el fuego, al ritmo frenético del crepitar de la madera; se esparcen por todos los rincones y sigilosamente van llenando el lugar con su blanca, aterciopelada y sutil presencia.   Pero, existen muchas cenizas que logran remontar el vuelo al firmamento, se escapan por la chimenea, se elevan en el caliente aire hacia el cielo, y me gusta pensar, que llegan a las estrellas, y junto a ellas, se funden en un ardoroso abrazo el cual termina siendo eterno, y cada vez que se enciende una hoguera en cualquier parte del mundo, ellas se reúnen a brillar hasta el fin de los tiempos.  

Será entonces, que el universo es el refugio de las cenizas brillantes que se ganan el derecho a arder para siempre?  Si es así, entonces seguiré encendiendo fogatas y chimeneas, en cada chispa que se eleve, irá una parte de mí al infinito donde me quedaré junto a ellas y formaré un manto de brillos para vivir eternamente entre el fuego que diluye el tiempo y cualquier dimensión.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Antipasto vegetariano

Antipasto vegetariano
Esta es otra mezcla que me inventé un día a la carrera 
Ingredientes
·        Una lata de maíz tierno escurrido, sin agua (en realidad, todos los ingredientes sólidos),
·        Una lata de guisantes verdes,
·        Una lata de habichuelas verdes,
·        Pasta de tomate,
·        una taza de vinagre balsámico,
·        media taza de vinagre blanco
·        media taza de aceite de oliva
·        dos cucharadas de aceite de ajonjolí (sésamo)
·        Una taza de puerro muy finamente picado y hervido,
·        Dos tazas de zanahoria muy finamente picada y hervida,
·        Una taza de coliflor hervida y picada (opcional, para los que les gusta esta flor)
·        Una taza de brócoli hervida y picada (ídem)
·        Una taza de calabacín finamente picado y hervido,
·        Tres tazas de champiñones finamente tajados y hervidos con limón por un minuto,
·        Una taza de ajonjolí tostado,
·        Una taza de piñones, o semillas de girasol, o soja tostada,
·        Se puede añadir también, una taza de trigo hidratado, o de cus cus hidratado previamente.
·        Dos tazas de tallo de apio muy finamente picado, sin hervir.
·        Una taza de tallos de acelga muy finamente tajados y hervidos.
·        Pimentón verde, rojo, amarillo, o del que consigan, también muuuuuuuuy finito.
·        Dos tazas de aceitunas verdes y moradas finamente tajaditas,
·        Dos tazas de alcaparras, si son pequeñas pues agregarlas enteras, si son grandes o alcaparrones, mejor picarlos.
·         Media taza de alcaparrones picaditos
Mejor dicho: lo que se les ocurra, le pega muy bien a este antipasto, si es verde y no patalea antes de morderlo.
Todo esto, se mezcla cuidadosamente en un bol. Se deja reposar al menos una hora en la nevera, y luego se rectifica la sal. Es muy sabroso, y el éxito depende en que se pique todo a mano muy finamente. Las picadoras dejan las cosas en trozos grandes, que no es igual y cambia el aspecto del antipasto. Antes de servir, añadir una taza de cilantro, perejil, orégano, tomillo, laurel y menta, todo finamente picado con cuchillo.
Este antipasto es muy agradable y con tostaditas integrales, patatas chips, o tostones, es un excelente acompañamiento para una noche de chismes  

viernes, 10 de diciembre de 2010

Leyenda China

 Cuenta la leyenda que cierto día, un sabio visitó el infierno. Allí, vio a mucha gente sentada en torno a una mesa ricamente servida. Estaba llena de alimentos, a cual más apetitoso y exquisito. Sin embargo, todos los comensales tenían cara de hambrientos y el gesto demacrado: Tenían que comer con palillos; pero no podían, porque eran unos palillos tan largos como un remo. Por eso, por más que estiraban su brazo, nunca conseguían llevarse nada a la boca.  Impresionado, el sabio salió del infierno y subió al cielo. Con gran asombro, vio que también allí había una mesa llena de comensales y con iguales manjares. En este caso, sin embargo, nadie tenía la cara desencajada; todos los presentes lucían un semblante alegre; respiraban salud y bienestar por los cuatro costados. Y es que, allí, en el cielo, cada cual se preocupaba de alimentar con los largos palillos al que tenía enfrente. 

martes, 7 de diciembre de 2010

DECRETO METAFÍSICO

DECRETO METAFÍSICO
Si te ha llegado este mensaje, considérate la persona mas afortunada.A partir de este momento tu vida cambiará y todo aquello que tanto anhelas . . . ¡Se te concederá!
SORTILEGIO DE LA ABUNDANCIA
Mientras lees este mensaje, concéntrate y piensa en todo aquello que deseas.
Piensa con fe y da por sentado que ya es una realidad.

Piensa en ese deseo AHORA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Entonces, repite 3 veces el siguiente sortilegio:

 Por el poder de 3 veces 3...
Por aquellos que van y aquellos que vienen...
Por los vivos y los muertos...
Por el poder de los 4 elementos...
A mi alrededor todas las cabezas se giran, abriéndome paso, elimino los obstáculos...
Crece mi fuerza, soy energía, puro es mi pensamiento, atraigo lo que quiero.
El universo me otorga aquello que mas deseo...
Reina la abundancia, el amor, la salud y el dinero.
Gracias Padre-Madre, concreto esta mi sueño.
Danza mi corazón, mi espíritu esta contento!


QUE ACTIVE Y MANIFIESTE EN NUESTROS CORAZONES, SUS DONES PARA QUE NUESTRA VIDA SEA CADA VEZ MEJOR, MEJOR Y MEJOR...AMOR LUZ Y PAZ A SUS VIDAS!!!!

lunes, 6 de diciembre de 2010

Reiki

Tipos de masajes terapéuticos

Portal CANAL SALUD - Ir a la home



Qué es el Reiki

Reiki es un sistema de armonización natural que utiliza la Energía Vital Universal, la cual permite tratar enfermedades y desequilibrios físicos y mentales.  Mikao Usui, (monje budista japonés) fue quien desarrolló el Reiki durante un retiro espiritual a mediados del siglo XIX, aunque él siempre afirmó que únicamente "redescubrió" una técnica de sanación milenaria que ya existía pero que llevaba mucho tiempo olvidada.
La práctica del Reiki se basa en un emisor que, a través de sus manos transmite Reiki (energía vital) a un receptor que puede ser él mismo u otra persona (presente o no en el espacio-tiempo), con el fin de paliar o eliminar molestias y enfermedades. No obstante, dado que Reiki es una energía universal los tratamientos también pueden dirigirse a otros seres vivos como animales, plantas o situaciones.
Es una energía inofensiva, sin efectos secundarios, es práctica, segura, eficiente y compatible con cualquier otro tipo de terapia.
El método Reiki se basa en la creencia hinduista de que el correcto fluir de la Energía Vital a través de los distintos chakras es lo que asegura un buen estado de salud en el organismo. Según esta creencia, el mal funcionamiento o bloqueo de la energía en uno o varios chakras sería lo que provoca o agrava el mal estado de salud, dando lugar a enfermedades y trastornos. El método consiste en dirigir la energía Reiki a los chakras de un enfermo (receptor), desbloqueándolos y potenciando el proceso de recuperación del receptor.
El Reiki no puede reemplazar al tratamiento médico, aunque sí se puede utilizar de forma complementaria.
El Reiki llega mucho más allá del cuerpo físico. Resulta eficaz en multitud de molestias y trastornos tanto físicos como psicológicos, como la ansiedad, el estrés, el insomnio, la artritis, las jaquecas, los problemas gástricos y también actúa como sanador de bloqueos emocionales profundos.
Es una energía preventiva y curativa. Ayuda en las terapias de desintoxicación, reduce los efectos secundarios de todo tipo de tratamientos, incluyendo la quimioterapia, por ejemplo. Acelera los tiempos de recuperación y mejora el estado general de personas sanas o enfermas, ya que equilibra las energías, libera las emociones, desarrolla la conciencia, aumenta la creatividad y eleva la energía vital.
 
¿Qué nos aporta el Reiki?
La falta de salud no se muestra sólo en nuestro nivel físico (enfermedades); también se refleja en el nivel emocional, mental y espiritual.
Reiki alivia los dolores físicos pero considera a la persona de forma global en los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual, de manera que, no solamente se dirige a suprimir la patología, sino también a recuperar el estado natural de equilibrio que produce bienestar y felicidad. Esto resulta esencialmente importante para poder lograr un cambio en el interior y en el entorno más inmediato. El Reiki nos ayuda a afrontar la vida con mayor equilibrio.
 
Aplicaciones concretas del Reiki
El Reiki se emplea actualmente en algunos hospitales de reconocido prestigio dónde se están realizando estudios sobre su efectividad. Cómo ejemplo de utilización del Reiki, en el documento "Pautas de atención integral para personas que viven con VIH/SIDA en las Américas", preparado por el Programa Regional sobre VIH/SIDA/ITS de la Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional de la Organización Mundical de la Salud, se menciona el Reiki en el apartado de "Manejo del dolor y cuidados paliativos".
  • Lesiones: Para acelerar el proceso de cicatrización y para soldar lesiones óseas. Reducir la inflamación en esguinces, sanar músculos desgarrados etc.
  • Infecciones: Ayuda al cuerpo a aumentar su capacidad para luchar contra enfermedades virales, reforzando su sistema inmunológico.
  • Cáncer: Se ha usado con éxito en combinación con quimioterapia para ayudar al organismo a mantener la fortaleza física necesaria para los tratamientos.
  • Depresión y agresividad: Reiki sirve para equilibrar energéticamente y espiritualmente a las personas.
El Reiki, más que tratar enfermedades específicas, consigue un equilibrio completo a través de la Energía Universal. De esta forma, el mismo paciente "toma las riendas" de su propia sanación.
Nuria Garrido Liso
Naturópata
Colaborador Advance Medical

Follow by Email

Buscar este blog