Translate

lunes, 5 de abril de 2010

Viaje con Isthar

Para comenzar un nuevo viaje, espero a uno de mis grandes amigos:  Ishtar, mi delfín.  

Fuimos por encima del mundo... subimos al universo, a un lugar mágico.... muy alto, muy lejos, otra dimensión en el espacio, al llegar, en medio del espacio oscuro tachonado de brillantes y lejanas estrellas, veo un halo de pequeños cristales de luz, blanquesinos, con un brillo azul claro, flotaban y giraban tan lentamente ... al verlos, me dijeron, puedes tomarlos, tócalos y disfruta... bajé donde estaban los cristales, fue como entrar a un lugar líquido... suave, transparente, y al tocarlos ellos flotaban en mis manos, bellos, irradiaban paz... me dijeron, reconócelos, son los cristales de Kryón, algunos estaban con los símbolos... otros... no, al rededor, habían muchos códigos, sutiles, transparentes, y el sonido era como campanillas de cristal, muy suaves... Me dijeron, son los mismos cristales que tantas veces os hemos entregado, son activadores, luz, energía, amor, sanación, están en vosotros, en el planeta entero... son los mismos... me sentí enormemente privilegiada al estar allí

Llegó Isthar con sus hermanos, cientos de delfines, y me invitaron a nadar por este inmenso espacio líquido... así que me fui con ellos, nadando, estirando mis brazos y saltaba, sin esfuerzo, mi cuerpo iba al ritmo de ellos, era increíble la sensación de total libertad... fuimos hasta rincones lejanos en este universo mágico, ví cientos de galaxias a lo lejos, y todo este lugar con esa maravillosa sensación de paz, de luz, de oscuridad y brillo... esa fluidéz de ese líquido suave... que nos contenía y contiene todo el universo.  

Al final me llevaron a una orilla, desde donde debía regresar, allí, Isthar y uno de sus hermanos se me acercaron, él, me abrazó y me miraba con tanto amor, yo le dije cuanto le amo y agradezco su compañía, su guía, sus enseñanzas y se fueron a lo lejos, yo regresé a mi cuerpo, pero llena de esa mágica sensación que da la paz interior, y ese amor inmenso que forma el universo... y con nostalgia por abandonar ese lugar, pero con la certeza, que volveré a encontrarlos y seguramente, ir junto a ellos, o a Kirka, el águila, a algún otro lugar maravilloso

1 comentario:

Andrés dijo...

Gracias por este viaje tan hermoso lleno de paz y de magia.

Follow by Email

Buscar este blog