Translate

sábado, 24 de abril de 2010

Fiesta de estaciones


Es un día cualquiera, de aquellos donde el tiempo se hace lento, el viento escasamente mueve las hojas en los árboles, el río apenas murmulla, los pájaros reposan, las mariposas se calientan al Sol, los grillos duermen…. Un día, en que ni las hadas del bosque encuentran qué hacer.
Entonces al Sol se le ocurre algo para animarlos a todos… ¡una fiesta ¡ le dice a la Luna:
- Hermana, hace mucho tiempo no nos divertimos todos juntos, anda, trae a Invierno y Otoño, yo despertaré a la Primavera y a Verano, vamos a celebrar que hoy es HOY ¡- La Luna, encantada con la idea, partió presurosa a invitar a las estaciones que aburridas se encontraban en sus cavilaciones diarias sin darse cuenta siquiera que ella llegaba.
- Invierno, Otoño, vamos…. Vestios pronto ¡ tenemos festín ¡ El Sol está presto con Primavera y Verano, venid, poneos vuestras mejores galas¡- Ante la noticia, las estaciones sacaron sus atavíos más lujosos: Invierno, un hermoso traje de cristales de hielo, largo, suntuoso, brillante, sonoro como mil campanillas de cristal, su manto, ligero, formado de copos de nieve en borlas blancas como algodón. Trenzó sus cabellos blancos y los adornó con escarcha, suaves brillos de rocío congelado y se perfumó con el fresco aroma de la tierra dormida. En sus labios, un toque sutil de brisa marina, y en sus ojos, el juego de las auroras boreales tan fugaces y delicadas sobre su piel de porcelana.
Otoño por su parte, sacó un vaporoso traje de hojas de miles de colores malva, carmesí, cobres, bronces, y dorados añejos. Soltó su cabello ocre, como flamas agonizantes de un hogar, ciñó su cintura con destellos de los bosques de pinos del norte. En su frente, puso brillos nacarados de las cortezas de los viejos troncos. Perfumada con el dulce olor de los cerezos y los duraznos maduros, sonrió y en su mirada llena de nostalgia, brilló como la esperanza lo hace cuando se oculta la noche.
Tomaron el carruaje que la Luna les brindaba, guiado por sendos pegasos engalanados con collares de brillos de estrellas, quienes raudos llevaban por el firmamento a las emocionadas damas. El lugar del encuentro, el valle sin tiempo; a lo lejos, divisaron a Verano y a Primavera correteando alegremente por la pradera, ellas, al darse cuenta de su llegada, alzaron el vuelo prestas al anhelado encuentro. El cálido abrazo de las cuatro estaciones, hizo que el Sol exclamara de alegría: “Por fin, de nuevo las cuatro unidas, sentid el gozo amadas, que hace mucho no os encontrabais”
Así como sus hermanas, Verano estaba ataviada con los más brillantes colores de las frutas maduras, envuelta en un claro manto de espumas de mar tejidas que cubrían desde sus hombros bronceados hasta caer sin prisa sobre la falda de pétalos multicolores. Su cabello, dorado como el mismo Sol, lucía un bello tocado de libélulas y cantarinas de rojizos tonos. Por su parte, Primavera, venía con el más verde y fabuloso traje de hojas enlazadas con sutiles hilos de seda, y brotes de miles de semillas como la más delicada decoración, su cabello, de flores de cerezos, azahares, alelíes y margaritas, se mecían en las manos del viento que sin tumbar una sola flor, jugueteaba mientras cientos de pajarillos revoloteaban alrededor.
La emoción en ellas era notable, ya que desde su nacimiento, cada una asumió su misión en su tiempo y dimensión, y escasamente alcanzaban a saludarse una a otra, pero nunca más, habían vuelto a estar reunidas, así que debían aprovechar este maravilloso momento, y Madre Gaia, había dispuesto todo para tal acontecimiento.
Las hadas estaban presurosas de un lado a otro, revoloteando alegremente, preparando un banquete digno de reinas, jugosas vallas maduras, brotes tiernos, suaves, crujientes, refrescantes copas de agua de los manantiales de los más altos nevados, la miel más dorada que las abejas pudieron traer remataban este fastuoso banquete.
En el cenit, la Luna y el Sol admiraban el encuentro con sus corazones pletóricos de alegría, pero con la certeza que sería breve, pues el tiempo no podía detenerse por mucho y el curso del universo debía continuar.
Entre el bullicio que había en el valle, las hermanas jugaban, hablaban, se contaban todos los acontecimientos acaecidos durante los últimos eones sin verse… entonces, las hadas propusieron un juego: regalar cada una a la tierra, sus tesoros preferidos, para que todos pudieran recordar el momento de esta reunión. Ellas, alborozadas con la idea, comenzaron a preparar sus obsequios: Invierno, sacó sus más hermosos copos, los tomó en sus níveas manos y soplando con suavidad los puso a volar, mientras crecían los cristales, y cayendo al mar, se transformaron en las más coloridas estrellas en el fondo arenoso y suave. Otoño, tomó a su vez, un puñado de hojas secas, las trituró con suavidad hasta formar un polvillo dorado y lo esparció por valles y montañas, dando ese brillo que al atardecer dibuja fastuosas las sombras y evoca el tiempo antes del sueño. Verano, por su parte, dio su magnífico resplandor que atrapado en pequeñas gotas de agua , formaron espejos de miles de caras; Primavera, ansiosa y alegremente, dejó caer de su vestido, todos los brotes que anidaron en todos los rincones del planeta, para postergar este magno acontecimiento.
Una vez entregadas las prendas, se abrazaron con tristeza y alegría mezcladas, dejando caer lágrimas que cayeron a tierra como la más refrescante lluvia que llenará para siempre los ríos, mares y lagos, para alimentar con sus aguas los frutales, flores, y follajes, donde el tiempo forjará las semillas para la siguiente temporada.
En silencio, pero con las almas llenas de amor, se despidieron una de otra, y tomadas de las manos, se elevaron sobre el valle y cada una regresó a lugar en el espacio. Los astros, a su vez, sintieron cumplida su misión y deseando que por mucho tiempo, tales regalos progresaran en la tierra, continuaron manteniendo el día y la noche en perfecto equilibrio, y esto solo duró lo que dura un sueño, un deseo desde el corazón.


1 comentario:

Rosana dijo...

Bellísimoooo!!! qué precioso regalo para nuestra amada Madre Tierra en su día!!!
Gracias Cristalita!!

Follow by Email

Buscar este blog