Translate

miércoles, 28 de abril de 2010

Canalización 25-4-10

     Si tu deseo de estar despierta es auténtico, aquí estoy.
  Te ayudo, te despierto, te zarandeo, para que te des cuenta.
  Fluye y déjame decir lo que tengo para tí. No te cierres.
  Camina, no temas, el temor te paraliza.
  Tú puedes, tú sirves, ayudas, respira hondo.
  Se felíz, disfruta lo tuyo:

Tu soledad, paz, confort.
 El sol de la mañana, tu familia.
  Obvia lo que duele, no lo tomes en cuenta: no puedes con eso ahora.
 Tus amigas, compañeras, tu pc, tus amigas virtuales: no desperdicies tanto amor.
  Tómalo, disfrútalo, recompénsalo.
  Ama: te lo solicitan, te lo agradecen, haces bien, amando.
 La paz se quede contigo.
  Bendita eres.

Oración 30-03-2010

    Escucha, hija, mi oración por tí.:
  Te amamos por siempre; fuiste creada por amor. Los padres regañan a sus pequeños si estos se portan mal, pero no se les ocurre dejar de amarlos, nunca.
  Estás en gracia; trata de ser neutral y de amar mucho: de allí surge todo, del amor incondicional, no te equivocarás si haces esto.
  Ama a todos, lindos y feos, buenos y malos, amigos y enemigos.
  Sagrado corazón de Jesús, en vos confío, siempre, amén.

martes, 27 de abril de 2010

Poemas de Cristhian

1
    Eres el amor
    bello de Dios.
 2
    eres el poderoso río
    de Dios.
 3
   eres el amor
  de una planta.
 4
   eres mi vida, mi amor,
   mi perfecciòn, mi sueño.
 5
   eres de Dios, y de
   nadie màs.
 6
   eres del perdòn, del amor,
   y de la vida.
 7
  eres la vida
  de un flor blanca.
 8
   eres de Dios, de
   Aquèl que nos ama.


AUTOR: Cristhian Nuñez
 

domingo, 25 de abril de 2010

Oración 2-04-2010

Se verá la frustración en mi cara si no lo logro.
 Espero tu palabra, Padre creador. La espero con avidez en este dia santo.
 Es verdad que me gusta ser halagada y que me demuestren amor. Me hace muy felíz el cariño que recibo.
 Hay personas que me aprecian, me quieren.
 Agradezco esa felicidad. Sentirse amada es una de las sensaciones más sublimes.
 Los pobres de espíritu son los que no pueden amar ni tienen quien los ame.: eso sí, es triste, Padre.
Perdón por mis errores, mis omisiones, mis fallas; por mi rebeldía y mi falta de fe: perdóname , Señor.
 e alabo, alabo tu Nombre y te amo por siempre, Padre eterno, amén.
 Hija, sigue adelante, vas por buen camino, no temas, estoy contigo, siempre y estás en gracia.
 Bendita eres, pequeña flor. Amén, gracias, Padre.

Mírame Padre

Oración 4-04-2010
    Padre eterno, mírame. Estoy aquí, espero tu palabra. Escucho tu voz en mi corazón, y te amo. Amén
 Tu inmensidad y mi pequeñez. Un abismo.
 Necesito tu gracia, tu aprobación.
Soy un gorrión y el viento me azota; piedad, Señor, cobíjame.
 Soy débil y necesito tu mano salvadora. Amén.
 Tranquila, hija, no temas. Todo está bien: no hay de qué preocuparse. Transitarás sin prisa tu camino. Tu andar es cauteloso y así debe ser.
 Estás protejida y eres muy amada. Amén.

ORACIÓN 4-4-10

        Domingo de pascua. Sola. Esperando la hora de la misa.
 Paz. silencio, alguien que me llame, que me quiera, amén.
 Hija, no te quejes. Eres dichosa; nadie te molesta, puedes hacer lo que te plazca; no tienes que afanarte por nada: vida fácil.
 Ya has pasado cosas tristes, trabajos, madrugadas, fríos, calores; ahora toca descansar, cómoda y pacientemente.
 Pensar cosas lindas, agradables; aumentar la autoestima, soñar, cantar, y pasar la existencia lo mejor posible.
 Agradar a Dios, vivir para El.
 No perder de vista el objetivo, la razón de la existencia.: Despertar. Ser. Servir..Ayudar, eso es Vivir.
 Amén

sábado, 24 de abril de 2010

Fiesta de estaciones


Es un día cualquiera, de aquellos donde el tiempo se hace lento, el viento escasamente mueve las hojas en los árboles, el río apenas murmulla, los pájaros reposan, las mariposas se calientan al Sol, los grillos duermen…. Un día, en que ni las hadas del bosque encuentran qué hacer.
Entonces al Sol se le ocurre algo para animarlos a todos… ¡una fiesta ¡ le dice a la Luna:
- Hermana, hace mucho tiempo no nos divertimos todos juntos, anda, trae a Invierno y Otoño, yo despertaré a la Primavera y a Verano, vamos a celebrar que hoy es HOY ¡- La Luna, encantada con la idea, partió presurosa a invitar a las estaciones que aburridas se encontraban en sus cavilaciones diarias sin darse cuenta siquiera que ella llegaba.
- Invierno, Otoño, vamos…. Vestios pronto ¡ tenemos festín ¡ El Sol está presto con Primavera y Verano, venid, poneos vuestras mejores galas¡- Ante la noticia, las estaciones sacaron sus atavíos más lujosos: Invierno, un hermoso traje de cristales de hielo, largo, suntuoso, brillante, sonoro como mil campanillas de cristal, su manto, ligero, formado de copos de nieve en borlas blancas como algodón. Trenzó sus cabellos blancos y los adornó con escarcha, suaves brillos de rocío congelado y se perfumó con el fresco aroma de la tierra dormida. En sus labios, un toque sutil de brisa marina, y en sus ojos, el juego de las auroras boreales tan fugaces y delicadas sobre su piel de porcelana.
Otoño por su parte, sacó un vaporoso traje de hojas de miles de colores malva, carmesí, cobres, bronces, y dorados añejos. Soltó su cabello ocre, como flamas agonizantes de un hogar, ciñó su cintura con destellos de los bosques de pinos del norte. En su frente, puso brillos nacarados de las cortezas de los viejos troncos. Perfumada con el dulce olor de los cerezos y los duraznos maduros, sonrió y en su mirada llena de nostalgia, brilló como la esperanza lo hace cuando se oculta la noche.
Tomaron el carruaje que la Luna les brindaba, guiado por sendos pegasos engalanados con collares de brillos de estrellas, quienes raudos llevaban por el firmamento a las emocionadas damas. El lugar del encuentro, el valle sin tiempo; a lo lejos, divisaron a Verano y a Primavera correteando alegremente por la pradera, ellas, al darse cuenta de su llegada, alzaron el vuelo prestas al anhelado encuentro. El cálido abrazo de las cuatro estaciones, hizo que el Sol exclamara de alegría: “Por fin, de nuevo las cuatro unidas, sentid el gozo amadas, que hace mucho no os encontrabais”
Así como sus hermanas, Verano estaba ataviada con los más brillantes colores de las frutas maduras, envuelta en un claro manto de espumas de mar tejidas que cubrían desde sus hombros bronceados hasta caer sin prisa sobre la falda de pétalos multicolores. Su cabello, dorado como el mismo Sol, lucía un bello tocado de libélulas y cantarinas de rojizos tonos. Por su parte, Primavera, venía con el más verde y fabuloso traje de hojas enlazadas con sutiles hilos de seda, y brotes de miles de semillas como la más delicada decoración, su cabello, de flores de cerezos, azahares, alelíes y margaritas, se mecían en las manos del viento que sin tumbar una sola flor, jugueteaba mientras cientos de pajarillos revoloteaban alrededor.
La emoción en ellas era notable, ya que desde su nacimiento, cada una asumió su misión en su tiempo y dimensión, y escasamente alcanzaban a saludarse una a otra, pero nunca más, habían vuelto a estar reunidas, así que debían aprovechar este maravilloso momento, y Madre Gaia, había dispuesto todo para tal acontecimiento.
Las hadas estaban presurosas de un lado a otro, revoloteando alegremente, preparando un banquete digno de reinas, jugosas vallas maduras, brotes tiernos, suaves, crujientes, refrescantes copas de agua de los manantiales de los más altos nevados, la miel más dorada que las abejas pudieron traer remataban este fastuoso banquete.
En el cenit, la Luna y el Sol admiraban el encuentro con sus corazones pletóricos de alegría, pero con la certeza que sería breve, pues el tiempo no podía detenerse por mucho y el curso del universo debía continuar.
Entre el bullicio que había en el valle, las hermanas jugaban, hablaban, se contaban todos los acontecimientos acaecidos durante los últimos eones sin verse… entonces, las hadas propusieron un juego: regalar cada una a la tierra, sus tesoros preferidos, para que todos pudieran recordar el momento de esta reunión. Ellas, alborozadas con la idea, comenzaron a preparar sus obsequios: Invierno, sacó sus más hermosos copos, los tomó en sus níveas manos y soplando con suavidad los puso a volar, mientras crecían los cristales, y cayendo al mar, se transformaron en las más coloridas estrellas en el fondo arenoso y suave. Otoño, tomó a su vez, un puñado de hojas secas, las trituró con suavidad hasta formar un polvillo dorado y lo esparció por valles y montañas, dando ese brillo que al atardecer dibuja fastuosas las sombras y evoca el tiempo antes del sueño. Verano, por su parte, dio su magnífico resplandor que atrapado en pequeñas gotas de agua , formaron espejos de miles de caras; Primavera, ansiosa y alegremente, dejó caer de su vestido, todos los brotes que anidaron en todos los rincones del planeta, para postergar este magno acontecimiento.
Una vez entregadas las prendas, se abrazaron con tristeza y alegría mezcladas, dejando caer lágrimas que cayeron a tierra como la más refrescante lluvia que llenará para siempre los ríos, mares y lagos, para alimentar con sus aguas los frutales, flores, y follajes, donde el tiempo forjará las semillas para la siguiente temporada.
En silencio, pero con las almas llenas de amor, se despidieron una de otra, y tomadas de las manos, se elevaron sobre el valle y cada una regresó a lugar en el espacio. Los astros, a su vez, sintieron cumplida su misión y deseando que por mucho tiempo, tales regalos progresaran en la tierra, continuaron manteniendo el día y la noche en perfecto equilibrio, y esto solo duró lo que dura un sueño, un deseo desde el corazón.


sábado, 17 de abril de 2010

La oruga y la mariposa

Hace un tiempo atrás, leí un cuento de esos que nos llevan a reflexionar, sobre una oruga y su proceso de ser mariposa.   Sigue rondando en mi mente, pues tanto esfuerzo que hace la orugita, años de paciencia siendo gusanito, y literalmente morir para convertirse en la más bella mariposa pero con una vida tan corta... me he preguntado muchas veces, vale la pena tanto esfuerzo? porqué se sacrifica de ese modo? para qué?

No es fácil, no tengo las respuestas, pero es así la vida suya.  Así que he estado mirando cómo una oruga, a veces tan feas en color y forma, mimetizándose con el ambiente para que no sea devorada y pueda llegar al momento cumbre de la metamorfosis, alimentándose en un frenesí diario, caminar pacientemente día tras día, remontando árboles, ramas, escondiéndose, saliendo, pero siempre inagotable y con una dirección definida: siempre hacia adelante.  

El día que se transforma en pupa, que construye su tumba de seda, y se torna algo que a vista de alguien sin conocimiento, sería erradicada de un jardín por su aspecto oscuro, pero ella, hábilmente se ha puesto en un lugar protegido; ni el clima, ni los depredadores le darán importancia, y al cabo de su muerte, surge esta hermosa mariposa, brillante, con sus colores al sol, sus alas desplegadas para que la brisa las acaricie e invite al vuelo silencioso; majestuosas, dueñas del viento, posándose con gracia sobre las flores, cumpliendo su misión aunque sea corta, sin ninguna dilación.

Ellas, llenas de gracia en el vuelo, pareciera que disfrutan tanto ser como son, que al morir, no pierden su brillo.  Entonces, porqué, nos cuesta tanto aceptar un cambio a nosotros?  La oruga acepta su destino, y accede a morir en su envoltura, sin tener la certeza de que al final saldrá convertida en mariposa.  Muchas no lo logran, pero aún así, hace lo que debe hacer y esa también es su misión.  Convertirse o no en una más de las que han de volar entre las nubes y las flores, entre la verde pradera y los jardines, no importa en realidad, solo cumple con su destino sin titubeos.    

Muchas veces me siento como una oruga, asediada de peligros, de miedos, y se me olvida tener al frente mi objetivo: ser MARIPOSA, aceptar cada día el proceso y prepararme para el cambio, y cada momento debe ser así, un reto aceptado y asumido, y la ganancia, es llegar a ese destino final: volar en libertad.  Vida o muerte, pero, es acaso la muerte de la oruga lo que da la vida a la mariposa? o quizás la muerte de ésta, lo que permita que muchas orugas nazcan y siga el ciclo de la vida?  Como fuere, ellas siempre lo aceptan y sin ellas, sin su vuelo colorido y silencioso, este mundo no tendría hadas ni alas nuestra imaginación.  

viernes, 9 de abril de 2010

No tengas miedo...

No tengas miedo a vivir,
No tengas miedo a morir
No tengas miedo a que la muerte te sorprenda
Vive sin temer en que momento llegará la muerte
Que vivir con temor es peor que morir.

Deja que te sorprenda la vida a cada instante
Deja que la vida te enseñe a disfrutar lo especial de los detalles
Deja que la vida te lleve a cada momento a un esplendor sin par
Deja que la vida te haga sentir vivo

No limites la vida a los sentimientos
Permite que sean los sentimientos los que te hagan sentir vivo,
No le pongas tiempo a la vida
Deja que sea la vida la que viva sin tiempo

No limites tu vida a tu cuerpo
Deja que tu alma sea libre y vuele ligera
Dale la libertad de vivir sin restricción
Y dale la fortaleza para vivir sin limitación

No hay limitación más grande que la que nos ponemos con la mente,
No hay dolor más grande que el que sentimos con el corazón,
No hay agonía mas lenta que cuando pensamos en morir,
No hay muerte mas oscura que cuando nos olvidamos de vivir

Aprendamos a vivir sin tiempo
Aprendamos a caminar sin pausa
Aprendamos a darle tiempo al tiempo
Aprendamos a darle vida a la vida
AnaCris 

lunes, 5 de abril de 2010

Viaje con Isthar

Para comenzar un nuevo viaje, espero a uno de mis grandes amigos:  Ishtar, mi delfín.  

Fuimos por encima del mundo... subimos al universo, a un lugar mágico.... muy alto, muy lejos, otra dimensión en el espacio, al llegar, en medio del espacio oscuro tachonado de brillantes y lejanas estrellas, veo un halo de pequeños cristales de luz, blanquesinos, con un brillo azul claro, flotaban y giraban tan lentamente ... al verlos, me dijeron, puedes tomarlos, tócalos y disfruta... bajé donde estaban los cristales, fue como entrar a un lugar líquido... suave, transparente, y al tocarlos ellos flotaban en mis manos, bellos, irradiaban paz... me dijeron, reconócelos, son los cristales de Kryón, algunos estaban con los símbolos... otros... no, al rededor, habían muchos códigos, sutiles, transparentes, y el sonido era como campanillas de cristal, muy suaves... Me dijeron, son los mismos cristales que tantas veces os hemos entregado, son activadores, luz, energía, amor, sanación, están en vosotros, en el planeta entero... son los mismos... me sentí enormemente privilegiada al estar allí

Llegó Isthar con sus hermanos, cientos de delfines, y me invitaron a nadar por este inmenso espacio líquido... así que me fui con ellos, nadando, estirando mis brazos y saltaba, sin esfuerzo, mi cuerpo iba al ritmo de ellos, era increíble la sensación de total libertad... fuimos hasta rincones lejanos en este universo mágico, ví cientos de galaxias a lo lejos, y todo este lugar con esa maravillosa sensación de paz, de luz, de oscuridad y brillo... esa fluidéz de ese líquido suave... que nos contenía y contiene todo el universo.  

Al final me llevaron a una orilla, desde donde debía regresar, allí, Isthar y uno de sus hermanos se me acercaron, él, me abrazó y me miraba con tanto amor, yo le dije cuanto le amo y agradezco su compañía, su guía, sus enseñanzas y se fueron a lo lejos, yo regresé a mi cuerpo, pero llena de esa mágica sensación que da la paz interior, y ese amor inmenso que forma el universo... y con nostalgia por abandonar ese lugar, pero con la certeza, que volveré a encontrarlos y seguramente, ir junto a ellos, o a Kirka, el águila, a algún otro lugar maravilloso

Follow by Email

Buscar este blog