Translate

domingo, 19 de octubre de 2008

Los sentimientos

Crecí en un ambiente en el que los sentimientos se podían sentir, pero no expresar.
Los sentimientos son aquellos aspectos de la vida que te hacen mostrar debilidad, y en esta familia es un error, no se puede ser débil, no se puede flaquear, hay que ser más que los demás. Luché contra mí misma siempre, y cada vez que sentía algo me llenaba de culpa, y así crecí, - bueno no mucho – pero pasé de la tarjeta de identidad infantil, a la cédula de adulta. Con la misma situación, y cargando mi alma de culpas, por mis premoniciones, por mis visiones, por mis sueños, por mis dibujos, por mis defectos, por mis miedos, en fin.

Así que la culpa y el miedo finalmente se encargaron de hacer lo suyo, ocultar los sentimientos en el fondo del arcón, y aquí sí cabe el nombre, del destoche. Pero los sentimientos acojonados y enchipados, se convierten en monstruos que al estallar se parece a abrir una caja de Pandora. Salen transformados, sin identidad propia, convertidos en algo irreconocible, llenos de sensaciones extrañas, que no entiendo, que no acepto, que no caben en mí.

Cómo saber que es cada uno? Cómo identificar el amor, la alegría, la tristeza, la soledad, la felicidad, el miedo, cómo saber que son diferentes y no uno solo con varias máscaras?
Cómo mirarlos de frente y saber que me quieren decir? Cómo poder entender sus intensiones?
Cómo saber cuáles forman parte de mí y cuales se quieren apoderar de mí?

Desde que abrí mi caja de Pandora he luchado contra ellos, he dejado que salgan al tiempo, ha sido de locos, a ratos me asaltan al tiempo, a ratos de a uno.

Voy aprendiendo a esperar que quiere cada uno, pero aún no los entiendo.
Voy dejando que cada uno tome un lugar en mi mundo, pero en orden, no se en cual, solo quiero escuchar a cada quién lo que tiene que decir, que enseñar y que recibir.
Cada sentimiento forma parte de mí, pero a cuales dejaré? No quiero los que me hacen sentir incómoda, y si lo hacen, quiero saber por qué. Quiero entender lo que siento y ser capaz de aceptar lo que es sin envolturas, marcas ni máscaras. Quiero aprender a recibir cada sentimiento en su justa dimensión y a darlos en la misma forma. El dilema es cómo?

Por ahora he dejado que la certeza y la confianza vayan acomodándose en mi interior, a ver si le enseñan a mi intuición a escuchar a los demás. Pero también voy aprendiendo, que la experiencia de otros ayuda a quitar las vendas, a entender las señales, a comprender los mensajes.

Cada momento de la vida tiene su propio sentir, y es aquí donde quiero estar, y sin miedos, sin temores, sin dudas, sin que mi ego me domine y me impida vivirlos y así aprender.

No hay comentarios:

Follow by Email

Buscar este blog