Translate

sábado, 25 de octubre de 2008

En el fuego del dolor...


El dolor abraza el alma
como el fuego a un leño seco,
le crispa como a una hoja seca,
le quema hasta disolver su escencia.

El dolor arde con frenesí,
el dolor transforma por complento,
hace que la visión se nuble,
hace que los sonidos desaparescan
hace que los sentidos se entorpescan

Cedemos ante el dolor
como si fuera el dueño de nuestro ser
nos abarca por completo
hasta lo más rincón mas profundo del corazón

No hay un lugar a salvo de su poder,
y nos recuerda que tan humanos somos,
vulnerables, sensibles,
pequeños en el universo

No somos inmortales al tiempo,
No somos invencibles en las guerras,
No somos insensibles al poder del dolor,
No somos inmunes a los sentimientos.

Solo somos humanos,
torpes, caminantes,
con almas y corazones latentes
anhelando vivir y sentir
y conscientes que hacerlo
implica aprender
cada día, cada momento,
crear, construir, perder
caer, sufrir,
y volver,
una y otra vez
a caminar

En el fuego del dolor
quemamos estos momentos
de frustración inmensa
que el alma siente
cuando el corazón sufre.

Salir transmutados
en algo nuevo,
en alguien nuevo
con una nueva alma
un nuevo corazón
y la esencia limpia
de tristeza y cansancio
que solo el tiempo
Dios y la vida
sabrán entender.

No hay comentarios:

Follow by Email

Buscar este blog